Blog - Neurobalance es una tratamiento efectivo y seguro que balancea, optimiza y potencializa las funciones del cerebro. México D.F. Tel.: (55) 5202-5092

Algunos consejos para dormir mejor

Se sabe que al menos el 30% de la población padece problemas relacionados con el sueño, los trastornos del sueño son un punto de preocupación cuando de salud blica se trata, ya que tienen un impacto importante sobre nuestro bienestar, dormir menos de cinco horas aumenta en un 15% el riesgo de muerte prematura, en los niños provoca una mayor hiperactividad, que dificulta su concentración, y es una de las causas que podría estar detrás del aumento de la obesidad. 

Por esto y muchas otras razones te presentamos a continuación algunos consejos para alcanzar un sueño placentero y reparador. 

 

1. Toma una ducha fría 

La temperatura corporal juega un importante papel en el descanso nocturno. A partir de las 10 de la noche nuestro cuerpo se enfría, para preparar su descanso. Si nos duchamos antes de ir a la cama, y lo hacemos con agua caliente, nuestra temperatura corporal subirá más de la cuenta y nos costará conciliar el sueño. La buena noticia es que, si tenemos problemas para dormir, podemos alcanzar la temperatura adecuada tomando una ducha fría. 

Un estudio francés comprobó que las actividades que hacen que se enfríe nuestro cuerpo, como ducharse con agua fría o salir a pasear al perro en invierno, nos ayudan a dormirnos más rápido y nos permiten tener un descanso más reparador. 

 

2. Mantén tu habitación en la temperatura adecuada 

“El mejor indicador de la calidad del sueño es la temperatura de la habitación, que debe situarse entre los 15 y los 18 grados centígrados”, asegura David Randall en su libro. Los estudios muestran que las estancias con temperaturas por encima o por debajo hacen que durmamos peor. Si pasamos demasiado frío o demasiado calor tendremos ansiedad, que es la principal enemiga del sueño. Para los que duermen desnudos o sin sábanas la temperatura óptima de la habitación está entre los 30 y los 32 grados. 

 

3. Apágalo todo 

Cómo han comprobado numerosas investigaciones, la luz de los aparatos electrónicos altera nuestros patrones de sueño. Lo ideal es dejar de ver la televisión, el ordenador o la tablet, media hora antes de acostarse. Y si se puede, bajar la intensidad de la iluminación. “Las luces brillantes, incluida la luz azulada proveniente de los monitores del ordenador o la televisión, pueden engañar al cerebro, que las registra como luz solar. Acostarse viendo una película o con el iPad puede ser relajante, pero la luz de la pantalla puede hacer que nos cueste más dormir”, asegura Randall. 

 

4. Haz ejercicio 

Las personas que hacen ejercicio físico tienen un sueño de mejor calidad y se duermen antes que las que no lo hacen. No sólo están más cansadas, lo que hace que el sueño sea más profundo, además están más relejadas. Es bien sabido que el estrés es uno de los mayores enemigos del sueño y hacer deporte es una de las mejores formas de combatirlo. 

 

5. Evita el consumo de café y alcohol 

“Es obvio que no es una buena idea beber café por la tarde si hace que estés despierto toda la noche”, explica Randall. “Pero tampoco es inteligente beber alcohol. La bebida puede acelerar la llegada del sueño, pero pasa factura en la segunda mitad de la noche. A medida que el cuerpo procesa el líquido, el alcohol en el torrente sanguíneo conduce a un aumento en el número de veces que una persona se despierta brevemente”. 

 

Esperamos que estas recomendaciones te sean de utilidad. 

Comparte este artículo:

Síguenos en nuestras redes:

Añadir un comentario


CAPTCHA Image
Recargar imagen